La caravana humanitaria por la vida que se desarrolla en el departamento del Chocó, desde el 5 de agosto, esta recorriendo las cuencas de los ríos Truando, Salaquí y Jiguamiando en el Bajo Atrato.

En su recorrido por el Truando, el centenar de caravanistas comparte con comunidades indígenas de los pueblos Wounan y Embera, y con pobladores afro-descendientes quienes han venido resistiendo ante la negación sistemática de sus derechos y de su autonomía territorial. Se realizaron intercambios en las comunidades de Marcial, Clavellinos, Taparla, Dos bocas, La nueva, Truando medio quienes permanecen en el territorio a pesar del conflicto social y armado. Algunas poblaciones que fueron abandonadas por el Estado, esperan un proceso de retorno y restitución de tierras con garantía.

El compartir desde el arte y la cultura, la salud, los derechos humanos, la comunicación, ha logrado brindar esperanza para esta Colombia profunda que reclama con fuerza que la dejen vivir en armonía con el río y la naturaleza.


El propósito de un evento nacional e internacional como la Caravana, que reúne unas quinientas personas es vivir esa alegría de los pueblos que resisten y defienden la vida y el territorio.